Por qué la gente no te escucha

Cuando te reúnes con un amigo que se encuentra en transición laboral, es posible que escuches un monologo de varios minutos sobre su educación y logros en su actividad laboral. Por respeto a tu amigo, le prestas atención. Sin embargo, al poco tiempo, empiezas a pensar en otras cosas, sobre todo si viene de una industria distinta a la tuya, porque está en nuestra naturaleza prestar atención a aquello que nos sirva a salir adelante, cuidar de los nuestros, y eventualmente a trascender.

Lo mismo sucede cuando nos preguntan sobre nuestro negocio y empezamos a hablar sobre nuestros productos, los logros de la empresa, y los proyectos en curso. Si quieres generar interés con tu interlocutor, empieza hablando sobre los problemas que enfrenta tu cliente, y cómo lo ayudas a resolver su problema y tener un final feliz. Este formato genera curiosidad al interlocutor, facilita que te haga preguntas sobre tu actividad laboral, generando recordación sobre tu negocio.

Volviendo a tu amigo en transición laboral, pregúntale que tipo de problema soluciona y que te cuente historias de éxito al respecto, para que te genere curiosidad e interés, y te permita identificar oportunidades para ayudarlo.

2 comentarios en “Por qué la gente no te escucha

Deja una respuesta

Suscríbete